¿Qué es el Trastorno del Espectro Autista?¿Qué es el Trastorno del Espectro Autista?

El trastorno del espectro autista (TEA) es una condición compleja del desarrollo que involucra desafíos persistentes en la interacción social, el habla y la comunicación no verbal y conductas restringidas / repetitivas.

Los efectos del TEA y la gravedad de los síntomas son diferentes en cada persona.

El TEA generalmente se diagnostica por primera vez en la infancia con muchos de los signos más obvios que se presentan alrededor de los 2-3 años, pero algunos niños con autismo se desarrollan normalmente hasta la infancia, cuando dejan de adquirir o pierden las habilidades adquiridas previamente. Según los CDC, se estima que uno de cada 59 niños tiene autismo.

El trastorno del espectro autista también es de tres a cuatro veces más común en los niños que en las niñas, y muchas niñas con TEA presentan signos menos obvios en comparación con los niños.

El autismo es una condición de por vida.
Sin embargo, muchos niños diagnosticados con TEA continúan viviendo una vida independiente, productiva y satisfactoria.

La información aquí se centra principalmente en niños y adolescentes.

Características de los trastornos del espectro autista

El autismo difiere de una persona a otra en la gravedad y las combinaciones de síntomas. Existe una gran variedad de habilidades y características de los niños con trastorno del espectro autista: no hay dos niños que se vean o se comporten de la misma manera. Los síntomas pueden variar de leves a graves y, a menudo, cambian con el tiempo.

Las características del trastorno del espectro autista se dividen en dos categorías.

Problemas de interacción social y comunicación:
incluyendo dificultades en la conversación normal de ida y vuelta, menor intercambio de intereses o emociones, desafíos para comprender o responder a señales sociales como el contacto visual y las expresiones faciales, deficiencias en el desarrollo / mantenimiento / comprensión de las relaciones (problemas para hacer amigos) y otros .

Patrones de comportamientos, intereses o actividades restringidos y repetitivos:
aletear y caminar con los dedos de los pies, jugar con juguetes de una manera poco común (como alinear autos o voltear objetos), hablar de una manera única (como usar patrones o tonos extraños al hablar o “escribir guiones” de programas favoritos), tener una necesidad significativa de una rutina o estructura predecible, exhibir un interés intenso en actividades que son poco comunes para un niño de edad similar, experimentar los aspectos sensoriales del mundo de una manera inusual o extrema (como indiferencia al dolor / temperatura, oler / tocar en exceso de objetos, fascinación por las luces y el movimiento, abrumarse con ruidos fuertes, etc), y otros.

Además, aunque muchas personas con autismo tienen una inteligencia normal, muchas otras tienen retrasos intelectuales leves o importantes. Además, las personas con TEA tienen un mayor riesgo de padecer algunas afecciones médicas, como problemas para dormir, convulsiones y enfermedades mentales.

Diagnóstico y factores de riesgo

El diagnóstico y el tratamiento tempranos son importantes para reducir los síntomas del autismo y mejorar la calidad de vida de las personas con autismo y sus familias.

No existe una prueba médica para el autismo. Se diagnostica en base a la observación de cómo habla y actúa el niño en comparación con otros niños de la misma edad. Los profesionales capacitados suelen diagnosticar el autismo hablando con el niño y haciendo preguntas a los padres y otros cuidadores.

Según la ley federal, cualquier niño sospechoso de tener un trastorno del desarrollo puede obtener una evaluación gratuita.

La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que los niños sean examinados para detectar trastornos del desarrollo en las visitas preventivas de niño sano antes de los tres años.

Si le preocupa que su bebé o niño pequeño no se esté desarrollando normalmente, es importante que se lo comunique a su proveedor de atención primaria.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han identificado posibles señales de alerta para el trastorno del espectro autista en niños pequeños, que incluyen:

- No responder a su nombre a los 12 meses de edad
- No señalar objetos para mostrar interés a los 14 meses.
- No jugar juegos de "simulación" a los 18 meses
- Evitar el contacto visual o preferir estar solo.
- Molestarse por cambios menores
- Agitar las manos, mecer el cuerpo o girar en círculos.
- Tener reacciones inusuales y a veces intensas sobre la forma en que las cosas huelen, saben, se sienten y / o se ven

Si existe una gran preocupación de que su hijo muestre posibles signos de autismo, se debe realizar una evaluación de diagnóstico.

Por lo general, esto implica una entrevista y una prueba basada en el juego con su hijo realizada por un psicólogo, un pediatra del desarrollo y la conducta, un psiquiatra infantil u otros proveedores.

Los científicos no comprenden claramente qué causa el trastorno del espectro autista.

Es probable que varios factores contribuyan al autismo, incluidos los genes con los que nace un niño o los factores ambientales. Un niño tiene un mayor riesgo de autismo si hay un miembro de la familia con autismo. Las investigaciones han demostrado que no se debe a una mala crianza de los hijos ni a las vacunas.

Consejos de tratamiento para padres

- Aprenda todo lo posible sobre el trastorno del espectro autista.
- Proporcionar una estructura y una rutina coherentes
- Conéctese con otros padres de niños con autismo.
- Busque ayuda profesional f o preocupaciones específicas
- Tómese su tiempo para usted y otros miembros de la familia

Tener un hijo con autismo afecta a toda la familiaTener un hijo con autismo afecta a toda la familia.

Puede ser estresante, lento y costoso.

Es importante prestar atención a la salud física y emocional de toda la familia.

Muchas organizaciones de defensa nacionales y locales brindan información, recursos y apoyo a las personas con trastorno del espectro autista y sus familias.

Preguntas Comunes sobre Autismo